Dr Piva Eng Dr Piva Esp








Hospital CIMA San José
San José, Costa Rica
(506) 2208 1212
(506) 2208 1340
Dr_APiva@me.com

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Glándula Hipófisis

Los tumores de la glándula pituitaria o hipófisis, son tumores que se producen en un pequeño órgano de aproximadamente del tamaño de un garbanzo situado en el centro del cerebro exactamente encima de la parte posterior de la nariz. La glándula pituitaria produce hormonas muy importantes para el cuerpo humano.

Los tumores funcionales de la glándula pituitaria producen hormonas y los no funcionales NO producen hormonas.

Los síntomas que sufren los pacientes con tumoresfuncionales dependen del tipo de hormona que produce el tumor.

Los síntomas también podrían ser causados cuando el tumor crece y presiona en las partes vecinas del cerebro.

Los nervios ópticos se ven afectados tempranamente durante el crecimiento del tumor.  La presión sobre los nervios ópticos causan defectos del campo visual, produciéndose sombras grises o negras en porciones del campo visual de las personas.

Tipos de tumores pituitarios según su tamaño

  • Microadenomas: miden menos de 10 milímetros.
  • Macroadenomas: miden 10 milímetros o más.

La mayoría de los tumores de la glándula pituitaria son microadenomas. La distancia entre el quiasma óptico y la glándula hipófisis permite que los microadenomas gracias a tamaño pequeño no sean capaces de producir presión sobre los nervios ópticos. Los macroadenomas por otra parte, cuando miden 2,5cm o más, son capaces de producir compresión sobre el quiasma óptico y causar importantes defectos visuales severos.

 

La figura de la izquierda muestra la relación entre un microadenoma y el quiasma óptico.La figura de la derecha muestra la compresión que produce el macroadenoma sobre el quiasma óptico.

Tipos de tumores de hipófisis según su histología

  • Adenomas benignos, los cuales no son cancerosos. Estos crecen muy lentamente y no se diseminan a partir de la glándula pituitaria a otras partes del cuerpo.
  • Adenomas invasores, los cuales se propagan al recubrimiento exterior del cerebro, los huesos del cráneo o la cavidad del seno debajo de la glándula pituitaria.
  • Carcinomas, los cuales son malignos (cáncer). Estos son tumores de la glándula pituitaria que se han propagado lejos de la glándula pituitaria, al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o fuera del sistema nervioso central.

Cuando el médico sospecha la presencia del un tumor de hipófisis enviará inicialmente dos tipos de exámenes: exámenes de sangre, en los que se medirán los niveles de las diferentes hormonas que produce la glándula pituitaria y otras relacionadas con ella. Y enviará también un estudio de resonancia magnética del cerebro, este estudio servirá para hacer imágenes del cerebro y de la glándula pituitaria con la intención de observar si la glándula alberga a un tumor y si este es pequeño o grande.

Tipos de tumores de la glándula pituitaria según su producción de hormonas

  • Tumores productores de Prolactina
  • Tumores productores de ACTH
  • Tumores productores de la Hormona de Crecimiento (GH)
  • Tumores productores de hormona tiroidea
  • Tumores pituitarios no funcionales
  • Carcinomas pituitarios

Tumores productores de prolactina

Estos tumores fabrican prolactina, una hormona que estimula los senos de la mujer a producir la leche durante y después del embarazo. Los tumores que segregan prolactina pueden causar que los senos produzcan leche y que se interrumpa la menstruación cuando la mujer no está embarazada. En los hombres, los tumores productores de prolactina pueden causar impotencia.  Este tipo de tumores son los más frecuentes de todos los tumores de pituitaria. En mujeres son mas frecuentes los microadenomas pero en hombres son más frecuentes os macroadenomas.

EL tratamiento principal de estos tumores NO es la cirugía, por el contrario los medicamentos conocidos como dopaminérgicos, tales como la bromocriptina o carbegolina, son capaces de producir normalización de los niveles de la hormona prolactina y casi siempre también son capaces de reducir el tamaño del adenoma de hipófisis.

La cirugía para los adenomas productores de prolactina se reserva solo para pacientes en los que el tamaño de tumor no se reduce luego de algunas semanas de tratamiento médico, para tumores con grandes componentes quísticos o en raros casos en los que el adenoma es un tumor maligno.

Tumores productores de ACTH

Estos tumores producen una hormona llamada adrenocorticotropa (ACTH), que estimula las glándulas suprarrenales para fabricar glucocorticoides. Cuando el cuerpo produce demasiada ACTH, se presenta la enfermedad de Cushing.

La enfermedad de Cushing hace que la grasa se acumule en la cara, la espalda, el tórax, y los brazos y las piernas se vuelven muy delgados. Otro síntoma de los tumores que producen ACTH son los huesosdebilitados, hipertensión arterial, y diabetes mellitas.

La mayor parte de los pacientes con Enfermedad de Cushing tiene microadenomas de la hipófisis.  A veces el tumor es tan pequeño que durante la cirugía el cirujano no es capaz de encontrar la lesión.  Con frecuencia el adenoma no es nisiquiera visible en los estudios de MRI que se practican para diagnosticar la presencia de un tumor de la pituitaria.

El tratamiento de primera elección hoy día es la cirugía.  Estos tumores deben ser resecados quirúrgicamente, esta es la única manera de normalizar los niveles de cortisol y ACTH.

Otros tratamientos se utilizan en asociación a la cirugía.  El clínico cuidadoso con el endocrinólogo es de gran importancia para evitar o tratar las complicaciones de la Enfermedad de Cushing.

Tumores productores de la hormona de crecimiento GH

Estos tumores producen Hormona de Crecimiento (GH). Demasiada hormona de crecimiento puede causar acromegalia (las manos, los pies y la cara son más grandes que lo normal) o gigantismo (el cuerpo entero crece mucho más que lo normal).  La acromegalia sucede en adultos, el Gigantismo en niños y jóvenes.

La acromegalia se asocia a padecimientos graves como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, niveles altos de colesterol y otros lípidos séricos, así como insuficiencia cardiaca y renal.

Aunque la deformidad facial es muy típica, es corriente que los pacientes pasen años antes de ser detectados con este padecimiento.

Los adenomas de hipófisis productores de acromegalia pueden ser microadenomas o macroadenomas.

El tratamiento principal de la acromegalia es la cirugía.  Tanto los macroadenomas como los microadenomas deben ser tratados con cirugía.  El objetivo de la cirugía es el de disminuir a la normalidad los niveles de GH, además en caso  de macroadenomas que presionan sobre los nervios ópticos la cirugía aliviará es compresión previniendo o mejorando los problemas visuales.

El endocrinólogo puede contribuir de manera muy importante en el control de los niveles normales de GH.  Existen medicamentos capaces de regular la producción de Hormona de Crecimiento. Sandostatina  (Novartis) y Somatulina (Ipsen) por una lado y Somavert (Pfizer) por otro son tres medicamentos utilizados para mejorar los niveles de GH y para disminuir los efectos adversos de GH.

Tumores productores de hormona tiroidea

Estos tumores producen la tirotrofina, que estimula la glándula tiroides para que elabore la hormona tiroidea. La hormona tiroidea ayuda a regular la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, la concentración del calcio en la sangre y la tasa a la que los alimentos se convierten en energía. Demasiada hormona tiroidea puede causar latidos rápidos, pérdida de peso y otros síntomas.

La cirugía es la primera opción de tratamiento de este tipo de adenomas pituitarios.  Ocasionalmente estos tumores son difíciles de resecar completamente debido a gran tamaño que alcanzan y a la intrincada localización de algunas partes del tumor.  En estos casos el tratamiento coadyuvante con radioterapia y con medicamentos es muy útil. El OctreotidoSandostatina (Novartis) suele ser muy efectivo para lograr la normalización de los niveles de TSH aunque tiene efectos bastante limitados en la reducción del tamaño del tumor.

Tumores pituitarios no funcionales

Los tumores no funcionales no producen hormonas. Por lo tanto no producen síntomas causado por altos niveles hormonales.

Los síntomas como el dolor de cabeza o la dificultad para ver pueden ser causados por la presión del tumor en el tejido cerebral cercano y los nervios ópticos.

Si el tumor aprieta o destruye partes de la glándula pituitaria, esta puede dejar de producir una o más de sus hormonas. La falta de una cierta hormona afectará al trabajo de la glándula o el órgano que la hormona controla.

Con frecuencia estos tumores son macroadenomas, ósea tumores de gran tamaño que producen presión sobre los nervios ópticos y otras partes importantes del cerebro.

La foto de la izquierda muestra una masa ovoide de color blanquecino que crece hacia arriba produciendo compresión sobre los nervios ópticos y hacia abajo asomándose hacia la cavidad del seno esfenoidal.En la foto derecha se observa resección del tumor luego de cirugía.

 

Tumores pituitarios recurrentes

La enfermedad recurrente significa que el tumor ha vuelto a aparecer (recurrido) después de haber sido tratado.  Las posibilidades de resurgir son mayores en este tipo de tumores cuanto mas grandes sean al momento de la primera cirugía.  Los tumores muy grandes que tiene crecimientos intricados hacia el interior de áreas del cerebro y la base del cráneo tiene más posibilidad de recidivar.

El tratamiento de estos tumores incluye la re-cirugía, pero también la terapia de radiación y ocasionalmente tratamiento con medicamentos.

Tratamiento de los tumores pituitarios

Se utilizan tres clases de tratamiento:

  • Cirugía: extracción del tumor através de una operación.
  • Radioterapia: uso de dosis altas de rayos X para eliminar las células del tumor.
  • Medicamentos: esto es el uso de medicamentos que reduce ya sea el tamaño y/o el trastorno hormonal.

La Cirugía

La cirugía es un tratamiento común para mayoría de los tumores pituitarios. El médico puede extraer el tumor empleando una de las siguientes operaciones:

Cirugía transefenoidal: El primer reporte de una cirugía exitosa por vía tranesfenoidal data de 1906 por el Dr. Schloffer.  Desde 1910 hasta 1925 el Dr. Harvey Cushing,considerado el padre de la Neurocirugía moderna, operó una serie de 231 pacientes con una buena taza de éxito. El propio Dr. Cushing abandonó el procedimiento pues obtenía mejores resultados operando a los pacientes por vía de craneotomía.  En los años 1960 la vía tranesfenoidal adquirió importancia nuevamente y desde entonces gran cantidad de cirujanos han promovido el uso de esta vía.  Abundantes mejorías han sucedido, la introducción del microscopio operatorio, la introducción de la navegación cerebral y el endoscopio quirúrgico han todas logado que la cirugía tranesfenoidal sea hoy día es el procedimiento más utilizado para realizar resecciones de los tumores pituitarios.

La ruta tranesfenoidal permite accesar el tumor de la pituitaria por vía de la nariz. La nariz es utilizada como un pasaje natural para llegar hasta el sitio adonde esta localizado el tumor. El uso de instrumentos especializados como endoscopio o microscopio, permite visualizar la intrincada anatomía del área y la resección segura del tumor.

Craneotomía: Una craneotomía supone la apertura de una pequeña ventana en el hueso del cráneo. Esta ventana permite una resección segura del tumor.  Una ventaja de esta cirugía sobre la cirugía tranesfenoidales que permite una visualización directa no solo de la porción alta del tumor sino de las estructuras anatómicas importantes del cerebro que están adyacentes al tumor.
Esta es una ruta quirúrgica segura, que no requiere de grandes incisiones ni de grandes ventanas en el cráneo. La visualización directa de estructuras anatómicas de la base del cerebro es en realidad una gran ventaja durante la cirugía sobretodo cuando el tumor es de gran tamaño o ha crecido de manera intrincada entre arterias, nervios y venas cerebrales. Así mismo cuando la consistencia del tumor es dura y la aspiración no es suficiente para lograr remover la lesión.

La radioterapia

La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta energía para destruir células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. La radiación para tumores pituitarios proviene por lo general de una máquina de radioterapia externa que permite enviar los rayos de manera altamente selectiva directamente hacia el tumor evitando que las estructuras cerebrales vecinas sean dañadas por los rayos.

Tratamiento con medicamentos

El uso de medicamentos para impedir que la glándula pituitaria produzca demasiadas hormonas es hoy día una arma terapéutica de primera línea.

Los medicamentos son la primera opción de tratamiento para el manejo de los prolactinomas ya sean macro o microprolactinomas.  La bromocriptina y la carbegolina son medicamentos capaces de reducir el tamaño del prolactinoma y de disminuir los niveles de prolactina (hormona producida por los prolactinomas).  Con frecuencia los pacientes con este tipo de tumor no requieren cirugía.

Todos los demás tumores productores de hormona sin embargo requerirán de cirugía para reducir el tamaño del tumor y/o para controlar los niveles de alta producción de la hormona.

La cirugía sin embargo puede ser coadyuvada con medicamentos modernos capaces de ayudar a controlar los niveles altos hormonas.  Estos medicamentos a diferencia de los utilizados en el tratamiento de los prolactinomas, solo son capaces de ayudar a controlar los niveles de hormona, pero no así de reducir el tamaño de la tumor.