Dr Piva Eng Dr Piva Esp








Hospital CIMA San José
San José, Costa Rica
(506) 2208 1212
(506) 2208 1340
Dr_APiva@me.com

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Desgaste de Columna Vertebral Cervical

 

Sinónimos

Desgaste vertebral cervical, Osteoartrosis cervical; Artrosis del cuello; Artrosis cervical.

Definición

Es un trastorno causado por el desgaste anormal del cartílago y los huesos del cuello  (vértebras cervicales) con degeneración y formación de depósitos minerales y pérdidas de las características físicas y químicas del disco intervertebral, así como de las facetas articulares y ligamentos. Este padecimiento en el cuello análogo al descrito para la enfermedad degenerativa de la columna lumbar.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La espondilosis cervical resulta de la degeneración crónica de la columna cervical incluyendo el desgaste de los discos cervicales y de las articulaciones facetarias.

La presión sobre las raíces nerviosas, produce dolor progresivo en el cuello, hombro y brazo; así como debilidad y puede afectar no sólo los brazos sino las piernas también.

Pueden presentarse crecimientos vertebrales anormales llamados osteofitos. Estos crecimientos óseos y las hernias de disco cervical son capaces de producir estrechez de los forámenes intervertebrales y por lo tanto pinzamiento de una o más raices nerviosas. Más delicado aun es el hecho de que  puede suceder compresión sobre la médula espinal.

La presencia de la médula espinal en la columna cervical es sin duda lo que diferencia a los síntomas y riesgos de la enfermedad degenerativa de la columna cervical. Este es talvez la más importante razón de preocuparse cuando se hace el diagnostico de espondiloartrosis cervical ya que la estrechez provocada por el desgaste causa daños crónicos y pone en riesgo la función misma de la médula espinal.

Síntomas y Signos

  • Dolor de cuello (puede extenderse a los hombros y brazos).
  • Pérdida de sensibilidad o sensaciones anormales en hombros, brazos o en ocasiones las piernas.
  • Debilidad en los brazos y, en raras ocasiones, en las piernas.
  • Rigidez en el cuello que empeora progresivamente.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Dolores de cabeza, particularmente en la parte posterior de la cabeza.
  • Pérdida de control de la vejiga o de los intestinos (si la médula espinal está comprimida).

Un dolor de cuello que no mejora en unos días es un signo de espondilosis (desgaste) cervical.  La debilidad o la pérdida de sensibilidad en dedos de la mano o brazo, indican que existen daños en raíces nerviosas o a la médula espinal. Con frecuencia los reflejos se reducen, o el examen demuestra reflejos anormales. También en el examen físico neurológico a menudo muestra una capacidad limitada para flexionar la cabeza hacia los lados (doblar la cabeza hacia los hombros) y capacidad limitada para rotar la cabeza.

  • Dolor de cuello crónico.
  • Pérdida progresiva de función o sensibilidad muscular.
  • Discapacidad permanente (ocasional).
  • Incapacidad para retener las heces (incontinencia fecal) o incapacidad para retener la orina (incontinencia urinaria).

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y prevenir una lesión permanente de la médula espinal y de la raíz del nervio.

En casos leves, no se requiere ningún tratamiento. Los síntomas de la espondilosis cervical usualmente se estabilizan o mejoran con terapia simple y conservadora que incluye el uso de un collarín cervical (aparato ortopédico para el cuello) con el fin de restringir el movimiento y el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINES). También pueden ayudar las inyecciones de cortisona en áreas específicas de irritación, infiltraciones, pero hay gran cantidad de opciones de minima invasión en la medicina del dolor.

En casos severos, es posible que se requiera hospitalización con reposo y cuidados del fisioterapeuta. Los narcóticos o relajantes musculares pueden ayudar a aliviar el dolor y, en caso de presentarse dolor severo o una pérdida de movimiento, de sensibilidad o de función significativas, puede recomendarse una descompresión quirúrgica de la médula espinal en el cuello.

La mayoría de los pacientes con espondilosis cervical tendrán algunos síntomas crónicos, pero responden a las intervenciones no quirúrgicas y no requieren cirugía.

Los procedimientos quirúrgicos sin embargo, pueden ser necesarios e involucran la extirpación de hueso y tejido discal que están impactando los nervios y la médula espinal, además la cirugía produce la estabilización del cuello por medio de la fusión de las vértebras cervicales.

Prevención

Muchos de los casos no se pueden prevenir. Sin embargo, la prevención de la lesión cervical, utilizando por ejemplo técnicas y equipos apropiados cuando se practican deportes, puede reducir el riesgo. Prevenir la osteoporosis,  el fumado y mantener una vida físicamente activa son factores importantes para mitigar o evitar la espondiloartrosis cervical.